Farenheit 666 11Oct2010

Como cualquier muchachada, la selva también empieza su año escolar con su itinerario curricular particular. La cultura es, desde siempre, una de las primeras líneas de defensa que toda persona revolucionaria ha de adquirir. Dominar la mente ha sido desde siempre uno de los retos de la humanidad, el problema es que nunca nos han preguntado cómo hacerlo. Vencer a unos jovenzuelos liderados por un facineroso de origen alemán no ocurrió durante la contienda, sino antes de ella. El camarada Sun-Tzu nos ofreció clases intensivas de su magna obra “El arte de la guerra” y como tal las aprovechamos para expulsar al invasor creando no uno ni dos, sino muchos Vietnam’s. El placer y el ejercicio intelectual diario lo tomamos como hábito durante la defensa de la legalidad democrática contra la sublevación fascista en la España de los años 30. El bando republicano al cual consideramos como nuestro no tenía soldados, sino personas que defendían una legitimidad que les estaba siendo arrebatada apoyada por la coalición Nazi y Fascista que gobernaban Alemania e Italia por aquel entonces. Desde aquel momento, los libros han estado presentes en toda campaña de defensa de la dignidad, ya sea en Vietnam, en el Congo con Patrice Lumumba o Kurdistán. Abrimos nuestras aulas y enseñamos qué libros son los espejos donde nos miramos para mirar hacia delante.

  • Manual de guerrilla de la comunicación: Con él impartimos el área de comunicación y propaganda. Saber qué hay que decir y, más importante aún, cómo decirlo evita pasos en falso.
  • Ciberactivismo, sobre usos políticos y sociales de la red: Las tecnologías de la información y la comunicación (TICs) no son un fin, sino un medio de propagación para nuestra particular campaña de propaganda. Siempre, software libre.
  • Queremos libertad, una vida en los Panteras Negras: La otra Historia, la que nos interesa conocer, aquella en la que el Imperio muestra su verdadera cara despiadada contra su propia población. Mumia siempre presente.
  • A Arte da Guerra: Nuestro manual de cabecera, aunque este año lo estudiaremos en portugués para ir conociendo mejor la lengua de Salgueiro Maia. No descartamos mudarnos algún día al Amazonas para defenderlo de las tropelías que las multinacionales están cometiendo contra el pulmón del mundo.
  • El Libro rojo de Mao: Como dijo nuestro querido peruano José Carlos Mariátegui, fundador del original y primigenio PCP, El marxismo-leninismo abrirá el sendero luminoso hacia la revolución. Sobran palabras, sólo hay que leerlo para conocer nuestra filosofía y praxis. Existe un proyecto paralelo también recomendable que es el que usamos para los ratos libres.

Podéis pinchar en la imagen para verla más grande.

En definitiva, la cultura es una tortura… para aquellos que intentan meternos el dedo en el ojo. Utiliza tu arma, ármate de mente.