Gol en el campo (II) 25nov2010

La selección española de fútbol, aquella que ganó en julio la final de la Copa del Mundo y dos años antes la Eurocopa, tributará sus primas de campeones en Sudáfrica. La elección no ha sido fácil tras la asamblea popular llevada a cabo por los jugadores y plantilla técnica donde todos tenían voz y voto, pero la “fumata blanca” tuvo decisión unánime. Las declaraciones conjuntas fueron las siguientes:

“El sector trabajador de la selección española de fútbol, reunidos en asamblea, han decidido tributar las primas en Sudáfrica para evitar seguir abonando los terrenos del capitalismo corrupto que asolan la península Ibérica. Queremos que con nuestro impuestos se construyan colegios y hospitales, especialmente en las zonas del suroeste de Johannesburgo conocidas como SOWETO. Con esta decisión denunciamos el carácter especulativo y derrochador del Estado español y rechazamos cualquier vinculación con las esferas de poder que intentan apropiarse de nuestro esfuerzo y plusvalía. Nuestra solidaridad con el Congreso Nacional Africano (ANC, por sus siglas en inglés) y nuestro saludo más cariñoso para Nelson Mandela, patada en la entrepierna del stablishment post-moderno de los ’80 cuando fue catalogado como “terrorista” por los gobiernos de EEUU y Reino Unido. Triunfó la palabra del humano Mandela y nuestra unión con él y su idea se materializa en apoyo para infraestructuras básicas del servicio público. Con esto, también queremos señalar a la RFEF como cómplice de este robo y que de una vez por todas se conviertan en un nuevo establecimiento de la cadena de locales nocturnos Bada Bing!
El fútbol es nuestro y la hacen los futbolistas”.

Tras ello, el cúmulo de protestas en la calle ha sido tal que ha sido necesaria la intervención de la OTAN. La presidencia del gobierno ha estado a punto de declarar el estado de excepción según fuentes próximas.