Woman 08Mar2011

No pasaránPasaron por encima, las codearon, despreciaron y ningunearon. Las expulsaron a su cárcel de cristal, a ser meras reproductoras y cuidadoras, pero hubo muchas que no quisieron seguir las pautas marcadas por los poderes fácticos. El siglo XX que pudo ser y no fue, Evas bajo Adán, Liliths sin paraíso, ni falta que hace. Mujeres que iban saliendo adelante ofreciendo miedo a la reacción y patadas a quienes las merecían. La palabra “liberación” está difusa, por más que intentan acercarse, hay alguien que la aleja, no hay Bastilla que tomar.
El segundo plano ha sido siempre su escenario, o más bien, fue relegado a él, siempre con el título de “mujer de…”, nunca con nombre propio. Por suerte, muchas se levantaron, incluso en armas, para recuperar su libertad y defender la dignidad que muchOs les negaban. Siguen haciéndolo. Fueron capaces de liderar, de cambiar de trabajo, y compartir codo con codo conquistas y fracasos, ya saben, cosas de ser humana e imperfecta. “Mediante el trabajo ha sido como la mujer ha podido franquear la distancia que la separa del hombre. El trabajo es lo único que puede garantizarle una libertad completa” decía Simone de Beauvoir.

A Clara Zetkin.