Ho Chi Minh says 09May2011

Felipe González y Alfonso Guerra

Hay personas que se muestran entusiastas y confiadas en la lucha; no temen ni los peligros ni las contrariedades ni al enemigo y, por consiguiente, han servido bien a la revolución; pero tan pronto como disfrutan de cierta autoridad, se convierten en seres arrogantes y fastuosos, condescendientes con la malversación, el despilfarro y la burocracia inconsciente, haciéndose culpables a los ojos de la revolución. Debemos salvarles, ayudarles a recuperar sus virtudes revolucionarias, Otros, aun pretendiendo servir a la patria y al pueblo, hacen vista gorda ante la malversación y el despilfarro, dañando a una y a otro. Debemos educarles y encaminarles hacia la senda revolucionaria.

Ho Chi Minh, 1952. Extraído de una recopilación de discursos hecha por Walden Bello y editada por AKAL.