Nous sommes les nouveaux partisans 28Sep2012

Commune

Otro año más, parte del politburó del CASBA ha viajado a la metrópolis francesa para acudir a la petición de colaboración y visita a la Fête de l’Humanité 2012. No era la primera vez que visitábamos el stablishment comunista francés, el año pasado y el anterior tuvimos la suerte de andar por la calle Angela Davis o quedar en Stalingrad para iniciar las jornadas festivo-políticas. Además de rodearnos de rojos y rojas vivas de todo el mundo, no pudimos resistirnos a una nueva visita al cementerio de Père Lachaise, lugar que guarda un rincón importante a la memoria histórica contra el nazifascismo. Visitar los monumentos por las víctimas muertas en campos de concentración es un azote de realidad necesario para comprender el status quo mundial, monumentos que dicen más que el marketing político al que asistimos actualmente.
Después de la visita al cementerio, acudir a la puerta del teatro Olympia nos hizo retroceder a aquellos años en el que multitud de cantautores grabaron sus primeros y atemporales directos procedentes de un territorio que no gustaba de voces críticas. El Olympia es otro símbolo antifascista, visto desde otro aspecto, que arrancó los versos de la contestación al régimen franquista español a través de figuras como Paco Ibáñez, Lluís Llach u Ovidi Montllor.
La Fête de l’Humanité sólo puede explicarse con fotos, y por ello os ofrecemos un pequeño álbum que recoge nuestro punto de vista producto de un ejercicio de psicogeografía. Podemos destacar el concierto que se marcó Patti Smith de una intensa hora y media, poetisa figura que el CASBA siempre guarda entre sus eminencias respetadas del vientre de la bestia imperialista. Hablar con miembros de la marcha patriótica colombiana, tamiles del norte o “niños de la guerra” que provocó el ejército fascista español en 1936 convierten este evento en un libro de historia incalculable para nuestras conciencias.
Este año, el comité nacional del PCF tuvo a bien concedernos una visita a su sede central en la plaza Coronel Fabien, elemento clave en la liberación parisina contra el ejército nazi y que fue vecino del lugar. Obviamente, ver paradas de metro y plazas, avenidas y rincones dedicados a la división Lecrerc, Ho Chi Minh, Louise Michel o el Frente Popular francés hacen que aumente nuestro carácter internacionalista, solidario y antifascista. La sede del PCF, declarada “patrimonio de interés”, guarda en sus muros maravillas del arquitecto brasileño y comunista Óscar Niemeyer.
Experiencias como la Fête permiten que veamos más claro nuestro combate diario contra la “austeridad” y los “recortes” que vive el mundo “moderno” mientras incrementamos más efusivamente nuestro apoyo procesos emancipatorios en América Latina.
La clave de todo, “quedamos en Stalingrad, bajo el cartel donde aparece el eterno bailarín comunista Antonio Gades”. Decirlo y sin pestañear.

Ir al álbum de fotos.