Wagner’s four seasons 20Mar2013

En los inicios del siglo XXI, existían tres caballeros de la Corte dispuestos a evangelizar el mundo, tres hombres con poder y tres poderes con nombre “occidental”. Los grandes medios llamaron a su foto oficial “el TRÍO de las Azores” cuando dibujaron en su Monopoly particular las trazas de los nuevos imperios económicos. Como en el Mekong somos de escuela pública, laica, científica y democrática, hay algo que no nos cuadra: 1+3=4. Si analizamos bien la foto que se vende como oficiosa, la del trío, aparecen esos tres caballeros actualmente sin Corte propia, sin capacidad de decisión directa. Se sabe que los presidentes de gobierno duran poco, a lo sumo 2-3 mandatos para luego formar parte de consejos directivos de grandes empresas. Cuando agentes de la federación ibérica del CASBA practican gimnasia revolucionaria por el paseo del Retiro de Madrid, observan los teatros de guiñoles o marionetas. En ellos siempre hay protagonistas en los que se focalizan los abucheos o aplausos del público y, normalmente, hay algún personaje más retirado pero igual de importante para la trama. A veces, puede incluso desaparecer un personaje. Observamos atentamente pero siempre olvidamos al verdadero protagonista, la persona que maneja los hilos o mete la mano en los guiñoles y de la que hablan en la revista Forbes, al menos, una vez al año.

La metáfora de los guiñoles y marionetas es muy recurrida para explicar el gran teatro que se nos presenta encima. ¿Dónde están los tres personajes protagonistas? Se convirtieron en polvo cósmico, tanto que han obtenido igual o más poder que ese Señor que dicen está en los Cielos, y donde decimos “Cielos” queremos decir “Consejos de dirección”. Como gente observadora, nos gustaría analizar la foto oficial, la de la mano tejana en hombro castellano. Esas tres personas, como dijimos antes, no existen ya para la portada de los medios, si acaso pueden aparecer en la sección de Economía de sus respectivos países, por lo que puede parecer que esa época ya terminó, cambio de ciclo. Pero si ampliamos la zona fotografiada, vemos que existe una cuarta persona, José Manuel Durão Barroso, por entonces primer ministro portugués y eterno ex-maoísta. El señor Durão Barroso, siempre a veces cortado en la foto donde sirvió como anfitrión, es actualmente presidente de la Comisión Europea, es decir, ocupando un cargo político en ese limbo de Bruselas que los grandes medios no exponen por lo que se omite juicio público alguno por falta de información. Algunos de estos juicios costaron problemas de salud a Tony Blair, que sí ocupó primeras portadas al igual que ahora la ocupan casos de torturas por parte del Ejército Español en Irak. El señor Durão Barroso ha sido ese personaje de la historia que bien podría compararse con el guiñol del que ya nadie se acuerda al final de la actuación. Cambian los peones, incluso todas las piezas del ajedrez pero siguen las mismas estrategias. Por ello, seguimos condenando al CUARTETO de las Azores y a los canallas que los jalean.

Cuarteto de las Azores

Quienes sufrieron torturas y la segunda Guerra de Irak saben cuánto vale la bala que los mata.