I am prepared to die 05Jul2013

A principio de la década de 1960, la Sudáfrica negra, sumida en un régimen racista, organizaba uno de los mayores grupos resistentes contra el colono blanco europeo bajo el nombre “Umkhonto we Sizwe” (Lanza de la nación). Era difícil mover y coordinar a tanta gente, pero la solidaridad y las ansias de libertad estaban por encima de las posibles diferencias entre sus miembros. Miles de personas apostaban por las armas hasta que en 1964, uno de sus líderes dejó para la historia un discurso con el título de “Estoy preparado para morir”. En este “speech”, el joven guerrillero decía lo siguiente:

Four forms of violence were possible. There is sabotage, there is guerrilla warfare, there is terrorism, and there is open revolution. We chose to adopt the first method and to exhaust it before taking any other decision.

(Cuatro formas de violencia eran posibles. Está el sabotaje, la guerra de guerrillas, el terrorismo y la revolución abierta. Elegimos el primer método hasta agotarla y tomar otra decisión)

Violencia. Este soñador sudafricano luchaba por algo en concreto, contra el odio, la represión y la dominación (que no hegemonía) fascista en el país. El discurso fue citado en el Proceso de Rivonia, a través del cual, diez líderes del Congreso Nacional Africano (ANC por sus siglas en inglés) eran fagocitados por largas penas de cárcel. El juicio tuvo claros tintes políticos con el apoyo de EEUU y Reino Unido. Años más tardes, algunas personas enjuiciadas fueron señaladas expresamente por sus gobernantes Ronald Reagan y Margaret Thatcher bajo mando de las grandes multinacionales presentes en el país-colonia. Volviendo al discurso, en él encontramos:

The time comes in the life of any nation when there remain only two choices – submit or fight. That time has now come to South Africa. We shall not submit and we have no choice but to hit back by all means in our power in defence of our people, our future, and our freedom”.

(Llega un momento en la vida de cualquier nación donde quedan sólo dos opciones: someterse o luchar. Ese momento ha llegado a Sudáfrica. No nos someteremos y no tenemos elección sino para devolver el golpe por todos los medios que tengamos en defensa de nuestra gente, nuestro futuro y nuestra libertad).

Affiche-MANDELALas declaraciones de principios quedaron plasmadas, como dijimos antes, en la lucha anticolonial africana, teniendo a Sudáfrica como uno de los principales ejemplos junto al Sáhara Occidental. Las armas, como decían miembros del Congreso Nacional Africano, eran “necesarias” y había que defenderse tanto de la policía como del poder judicial corrupto. La dominación racista se materializó en masacres como la de Soweto, agresión física, o la tergiversación mediática internacional como generadora de opinión, intento de convertirse en hegemonía hurgando en el sentido común popular. No fue posible, aquel guerrillero que les dijo a unos jueces blancos que “la violencia era inevitable” se convirtió, años después, en un líder de la paz con sus oponentes condenados al ostracismo. El amigo de Fidel Castro, el “exterrorista”, supo, como el resto del CNA, que llegó el fin de aquella dominación desde el punto de vista gramsciano. Aseguran algunos medios que Nelson Mandela, amigo también de Gerry Adams, está muerto clínicamente, pero tenemos el convencimiento que, al igual que dijo en 1964, está “preparado para morir”.

Puedes leer el discurso completo en la web de la ONU cuyo final dedicamos a su propio autor. Honor y gloria.

During my lifetime I have dedicated myself to this struggle of the African people. I have fought against white domination, and I have fought against black domination. I have cherished the ideal of a democratic and free society in which all persons live together in harmony and with equal opportunities. It is an ideal which I hope to live for and to achieve. But if needs be, it is an ideal for which I am prepared to die.

He dedicado mi vida a la lucha del pueblo africano. He luchado contra la dominación blanca y contra la dominación negra. He buscado el ideal de una sociedad democrática y libre en la que todas las personas vivan juntas en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal que espero vivir y lograr. Pero si es necesario, es un ideal por el cual estoy preparado para morir.