La société du spectacle 29ago13

I am prepared to die 05jul13

A principio de la década de 1960, la Sudáfrica negra, sumida en un régimen racista, organizaba uno de los mayores grupos resistentes contra el colono blanco europeo bajo el nombre “Umkhonto we Sizwe” (Lanza de la nación). Era difícil mover y coordinar a tanta gente, pero la solidaridad y las ansias de libertad estaban por encima de las posibles diferencias entre sus miembros. Miles de personas apostaban por las armas hasta que en 1964, uno de sus líderes dejó para la historia un discurso con el título de “Estoy preparado para morir”. En este “speech”, el joven guerrillero decía lo siguiente:

Four forms of violence were possible. There is sabotage, there is guerrilla warfare, there is terrorism, and there is open revolution. We chose to adopt the first method and to exhaust it before taking any other decision.

(Cuatro formas de violencia eran posibles. Está el sabotaje, la guerra de guerrillas, el terrorismo y la revolución abierta. Elegimos el primer método hasta agotarla y tomar otra decisión)
sigue leyendo »

I’ll dance on your grave, Mrs Thatcher 08abr13

MargaretThatcher

Con motivo del tercer aniversario, el CASBA no sabía qué hacer para superar aquella #SyBparty que dejó secuelas en la Casa Real española. Este 8 de abril nos levantamos con la muerte de Margaret Thatcher, una de las personas más funestas del siglo XX y partícipe en plantear este XXI. El welfare state dream se desmoronaba a ritmo de punk del 77 donde la propia Margaret aseguraba que “la sociedad no existe” dando contenido a un libro que en un futuro se editaría bajo el título de “Chavs“. La tiranía de Occidente, que tildaba de “terrorista” a Nelson Mandela o apoyaba explícitamente a Augusto Pinochet bajo el título de “demócrata”, entre otras lindezas, tenía en ella su fiel estandarte junto a Ronald Reagan allá por los ’80.

En el viaje hacia la muerte, la guadaña cambiaba de manos.

Hasta nunca, Margaret. Gracias por dar valor a nuestro tercer aniversario.

Mi pueblo me hace cantar 26mar13

Un gobierno fiel seguidor del McCarthysmo no puede recibir más que respuesta organizada y guerra prolongada ante ataques burdos del podrido stablishment.

Eskratexeak

Porque, como dijo el guerrillero maoísta Esteban González Pons, “el pueblo, cuando quiere, puede“.

Wagner’s four seasons 20mar13

En los inicios del siglo XXI, existían tres caballeros de la Corte dispuestos a evangelizar el mundo, tres hombres con poder y tres poderes con nombre “occidental”. Los grandes medios llamaron a su foto oficial “el TRÍO de las Azores” cuando dibujaron en su Monopoly particular las trazas de los nuevos imperios económicos. Como en el Mekong somos de escuela pública, laica, científica y democrática, hay algo que no nos cuadra: 1+3=4. Si analizamos bien la foto que se vende como oficiosa, la del trío, aparecen esos tres caballeros actualmente sin Corte propia, sin capacidad de decisión directa. Se sabe que los presidentes de gobierno duran poco, a lo sumo 2-3 mandatos para luego formar parte de consejos directivos de grandes empresas. Cuando agentes de la federación ibérica del CASBA practican gimnasia revolucionaria por el paseo del Retiro de Madrid, observan los teatros de guiñoles o marionetas. En ellos siempre hay protagonistas en los que se focalizan los abucheos o aplausos del público y, normalmente, hay algún personaje más retirado pero igual de importante para la trama. A veces, puede incluso desaparecer un personaje. Observamos atentamente pero siempre olvidamos al verdadero protagonista, la persona que maneja los hilos o mete la mano en los guiñoles y de la que hablan en la revista Forbes, al menos, una vez al año.

La metáfora de los guiñoles y marionetas es muy recurrida para explicar el gran teatro que se nos presenta encima. ¿Dónde están los tres personajes protagonistas? Se convirtieron en polvo cósmico, tanto que han obtenido igual o más poder que ese Señor que dicen está en los Cielos, y donde decimos “Cielos” queremos decir “Consejos de dirección”. Como gente observadora, nos gustaría analizar la foto oficial, la de la mano tejana en hombro castellano. Esas tres personas, como dijimos antes, no existen ya para la portada de los medios, si acaso pueden aparecer en la sección de Economía de sus respectivos países, por lo que puede parecer que esa época ya terminó, cambio de ciclo. Pero si ampliamos la zona fotografiada, vemos que existe una cuarta persona, José Manuel Durão Barroso, por entonces primer ministro portugués y eterno ex-maoísta. El señor Durão Barroso, siempre a veces cortado en la foto donde sirvió como anfitrión, es actualmente presidente de la Comisión Europea, es decir, ocupando un cargo político en ese limbo de Bruselas que los grandes medios no exponen por lo que se omite juicio público alguno por falta de información. Algunos de estos juicios costaron problemas de salud a Tony Blair, que sí ocupó primeras portadas al igual que ahora la ocupan casos de torturas por parte del Ejército Español en Irak. El señor Durão Barroso ha sido ese personaje de la historia que bien podría compararse con el guiñol del que ya nadie se acuerda al final de la actuación. Cambian los peones, incluso todas las piezas del ajedrez pero siguen las mismas estrategias. Por ello, seguimos condenando al CUARTETO de las Azores y a los canallas que los jalean.

Cuarteto de las Azores

Quienes sufrieron torturas y la segunda Guerra de Irak saben cuánto vale la bala que los mata.

Hasta siempre, comandante 05mar13

Se nos fue el puño latinoamericano. Nos deja, pero nunca nos abandona.

Hasta siempre, comandante.

The grapes of Wrath 18feb13

[Atención, posibles spoiler, pero si no has visto aún "Las uvas de la ira", termina antes de leer esto. Luego lee, relee, analiza y saca tu conclusión, también puedes debes leer la novela de John Steinbeck.] En 1940, John Ford se levantó inspirado y dejó para la posteridad “Las uvas de la ira”, film que comienza con la resitencia ante un desahucio. “Ningún papel nos puede echar” dice el padre de Tom Joad al emisario de “la Compañía” que amenazaba con derribar la casa, tal y como se hizo a la mañana siguiente. Después de desequilibrar la balanza en favor de quien más tiene, “la Compañía”, los/as protagonistas comienzan una andadura por el sur de los EEUU dirección a California con vistas a mejorar las condiciones laborales que sufrían en Oklahoma. Agolpados en barracas, trabajan por una miseria mientras sufren una vigilancia extrema ante la amenaza de “alborotadores” mientras son tachados de “esquiroles/as” cuando van a recoger fruta por un precio que finalmente es rebajado a la mitad. El predicador, en un brillante análisis, se identifica como “necesario” para mantener las condiciones sociales que, aunque pobres, les sirve para mantener la cohesión ante el enemigo caciquil y terrateniente. Decenas de familias eran engañadas para trabajar las tierras que otros/as se negaban ante la pérdida adquisitiva.

El desenlace de la familia Joad se desenvuelve entre sentencias que, rimadas y con guitarra, compondrían durante aquella época la discografía de Woody Guthrie. La señora Joad, lúcida en el final, habla del miedo o de la ausencia de ella para afrontar los reveses a los que su clase, “the people*, ha de plantar cara. El “miedo”, dice la señora Joad subida en el coche mientras vuelven a buscar otro destino incierto en pleno desierto estadounidense. La tristeza, el desamparo y el desconcierto van desapareciendo en favor de la tenacidad generada por los contratiempos que la vida les ha ido poniendo en el camino.
Corría el año 1940 y las conclusiones de la película aún tienen vigencia en el 2013. La vida, a veces, parece un remake continuo en 35mm.

* En la versión doblada al castellano, la señora Joad dice al final de la película “saldremos siempre adelante, porque somos la gente“, relegando a un segundo plano otra acepción mucho más política del vocablo anglosajón, “el pueblo“. Vean siempre cine en VOS si es posible, Gramsci lo haría como ejercicio contrahegemónico.