Wagner’s four seasons 20mar13

En los inicios del siglo XXI, existían tres caballeros de la Corte dispuestos a evangelizar el mundo, tres hombres con poder y tres poderes con nombre “occidental”. Los grandes medios llamaron a su foto oficial “el TRÍO de las Azores” cuando dibujaron en su Monopoly particular las trazas de los nuevos imperios económicos. Como en el Mekong somos de escuela pública, laica, científica y democrática, hay algo que no nos cuadra: 1+3=4. Si analizamos bien la foto que se vende como oficiosa, la del trío, aparecen esos tres caballeros actualmente sin Corte propia, sin capacidad de decisión directa. Se sabe que los presidentes de gobierno duran poco, a lo sumo 2-3 mandatos para luego formar parte de consejos directivos de grandes empresas. Cuando agentes de la federación ibérica del CASBA practican gimnasia revolucionaria por el paseo del Retiro de Madrid, observan los teatros de guiñoles o marionetas. En ellos siempre hay protagonistas en los que se focalizan los abucheos o aplausos del público y, normalmente, hay algún personaje más retirado pero igual de importante para la trama. A veces, puede incluso desaparecer un personaje. Observamos atentamente pero siempre olvidamos al verdadero protagonista, la persona que maneja los hilos o mete la mano en los guiñoles y de la que hablan en la revista Forbes, al menos, una vez al año.

La metáfora de los guiñoles y marionetas es muy recurrida para explicar el gran teatro que se nos presenta encima. ¿Dónde están los tres personajes protagonistas? Se convirtieron en polvo cósmico, tanto que han obtenido igual o más poder que ese Señor que dicen está en los Cielos, y donde decimos “Cielos” queremos decir “Consejos de dirección”. Como gente observadora, nos gustaría analizar la foto oficial, la de la mano tejana en hombro castellano. Esas tres personas, como dijimos antes, no existen ya para la portada de los medios, si acaso pueden aparecer en la sección de Economía de sus respectivos países, por lo que puede parecer que esa época ya terminó, cambio de ciclo. Pero si ampliamos la zona fotografiada, vemos que existe una cuarta persona, José Manuel Durão Barroso, por entonces primer ministro portugués y eterno ex-maoísta. El señor Durão Barroso, siempre a veces cortado en la foto donde sirvió como anfitrión, es actualmente presidente de la Comisión Europea, es decir, ocupando un cargo político en ese limbo de Bruselas que los grandes medios no exponen por lo que se omite juicio público alguno por falta de información. Algunos de estos juicios costaron problemas de salud a Tony Blair, que sí ocupó primeras portadas al igual que ahora la ocupan casos de torturas por parte del Ejército Español en Irak. El señor Durão Barroso ha sido ese personaje de la historia que bien podría compararse con el guiñol del que ya nadie se acuerda al final de la actuación. Cambian los peones, incluso todas las piezas del ajedrez pero siguen las mismas estrategias. Por ello, seguimos condenando al CUARTETO de las Azores y a los canallas que los jalean.

Cuarteto de las Azores

Quienes sufrieron torturas y la segunda Guerra de Irak saben cuánto vale la bala que los mata.

Hasta siempre, comandante 05mar13

Se nos fue el puño latinoamericano. Nos deja, pero nunca nos abandona.

Hasta siempre, comandante.

The grapes of Wrath 18feb13

[Atención, posibles spoiler, pero si no has visto aún "Las uvas de la ira", termina antes de leer esto. Luego lee, relee, analiza y saca tu conclusión, también puedes debes leer la novela de John Steinbeck.] En 1940, John Ford se levantó inspirado y dejó para la posteridad “Las uvas de la ira”, film que comienza con la resitencia ante un desahucio. “Ningún papel nos puede echar” dice el padre de Tom Joad al emisario de “la Compañía” que amenazaba con derribar la casa, tal y como se hizo a la mañana siguiente. Después de desequilibrar la balanza en favor de quien más tiene, “la Compañía”, los/as protagonistas comienzan una andadura por el sur de los EEUU dirección a California con vistas a mejorar las condiciones laborales que sufrían en Oklahoma. Agolpados en barracas, trabajan por una miseria mientras sufren una vigilancia extrema ante la amenaza de “alborotadores” mientras son tachados de “esquiroles/as” cuando van a recoger fruta por un precio que finalmente es rebajado a la mitad. El predicador, en un brillante análisis, se identifica como “necesario” para mantener las condiciones sociales que, aunque pobres, les sirve para mantener la cohesión ante el enemigo caciquil y terrateniente. Decenas de familias eran engañadas para trabajar las tierras que otros/as se negaban ante la pérdida adquisitiva.

El desenlace de la familia Joad se desenvuelve entre sentencias que, rimadas y con guitarra, compondrían durante aquella época la discografía de Woody Guthrie. La señora Joad, lúcida en el final, habla del miedo o de la ausencia de ella para afrontar los reveses a los que su clase, “the people*, ha de plantar cara. El “miedo”, dice la señora Joad subida en el coche mientras vuelven a buscar otro destino incierto en pleno desierto estadounidense. La tristeza, el desamparo y el desconcierto van desapareciendo en favor de la tenacidad generada por los contratiempos que la vida les ha ido poniendo en el camino.
Corría el año 1940 y las conclusiones de la película aún tienen vigencia en el 2013. La vida, a veces, parece un remake continuo en 35mm.

* En la versión doblada al castellano, la señora Joad dice al final de la película “saldremos siempre adelante, porque somos la gente“, relegando a un segundo plano otra acepción mucho más política del vocablo anglosajón, “el pueblo“. Vean siempre cine en VOS si es posible, Gramsci lo haría como ejercicio contrahegemónico.

Reasons 12feb13

PAH

Si utilizas al enemigo para derrotar al enemigo, serás poderoso en cualquier lugar a donde vayas.
Sun Tzu, “El arte de la guerra“.

Happy new fear 31dic12

Estimados y estimadas,

gracias a quienes han asistido a esta cena multitudinaria en el Mekong. Cerramos un nuevo año para quienes se rigen por el calendario gregoriano y queríamos brindar con ellas por otros 365 días de lucha y reivindicación. Las masas necesitan una guía, un sendero luminoso y gran parte están sentadas en esta mesa.

Ha sido un año duro en el que el sistema capitalista no sólo está quitándose la máscara, también el disfraz entero demostrando que ese “rostro humano” que desde algunas facciones de la izquierda defienden era puro maquillaje. Desahucios, deudas, retirada de derechos keynesianos y/o desempleo son gestos de violencia que deben ser respondidas con contundencia y estrategia, de nuestra capacidad de reacción depende el futuro de las capas populares. Uno de los hechos más positivos en este 2012 ha sido el desgaste de ese falso compañero de viajes llamado socialdemocracia hasta tal punto de que la bestia capitalista cojea de una pierna. Sus rodillas son nuestro objetivo, nuestros colmillos, nuestras armas. Como muchas veces hemos dicho, el odio bien encauzado es necesario para mantener la armonía social, no confundir con la paz social. La justicia universal sólo sabe de solidaridad internacional y esta mesa es un ejemplo de ello, podéis mirar a izquierda y derecha, sois “imprescindibles” como dijera aquella mente brillante del siglo XX. La cultura, en palabras de Gramsci, es otro pilar fundamental en la búsqueda por la emancipación de las clases populares, no podemos dejarlas en manos de estamentos religiosos ni corporaciones economicistas. Por descontado no hace falta que nos refiramos a la sanidad o la educación popular, democrática y científica, factores inalienables en la cohesión de nuestra identidad como miembros activos de esta sociedad.

Quienes ocupáis sillas en esta Cena del Mekong sabéis perfectamente que existen herramientas de transformación por la revolución social, económica y cultural, sois responsables de expandir la idea de justicia social y más que nadie habéis aprendido de la Historia con mayúsculas, aquella que no aparece en la crónica oficial. Sois comuneros de París, zapatistas de México, Sem Terra de Brasil o Andalucía, vietnamitas antiimperialistas, mujeres en Ciudad Juárez, migrantes del Estrecho de Gibraltar, mineros/as de Sudáfrica, argelinos en la Francia de los ’60, campesinos/as del África negra, saharauis independentistas, irlandesas/es en huelga de hambre, entrasteis en el París recién liberado sobre carros de combate llamados “Brunete” o “Cervantes”, la policía española os asesinó en Gasteiz en marzo del ’76, decidieron desde el poder que vosotras, mujeres mineras, debíais ser peladas para “escarnio público”, también sois hijas de una costurera palestina que defiende vuestra educación y futuro por encima de todo y tampoco olvidáis que vuestra casa es una cuneta cómplice del silencio de un gobierno desmemoriado descendiente del fascismo mientras defendéis la causa de quienes intentan ser desahuciados codo a codo entre iguales, aunque os apaleen sus perros de “seguridad”. En vuestra frente brillan las cinco puntas de Guevara y por ello sólo podemos desearos dignidad y entereza en los días duros que no serán pocos.

Salud y muera la plusvalía. Nos vemos en la lucha.
CASBA.

The builder 08dic12

El pasado 5 de diciembre, nos dejó Oscar Niemeyer, centenario arquitecto brasileño y militante comunista famoso por sus obras y su aportación a la humanidad. Como exiliado político de la dictadura brasileña, una de sus obras fue la sede del Partido Comunista Francés, la cual fue declarada de interés cultural por el gobierno de París y es visitada por más de 15.000 personas al año según la organización. Para leer sobre Oscar y su legado arquitectónico, decenas de artículos y noticias han detallado su vida dejando de lado su compromiso político como “constructor”, de igual manera que Miguel Hernández fue “constructor” de la palabra, Picasso de la pintura o Isadora Duncan en el ballet. “Constructoras” de cultura, de sociedad y de relaciones sociales, en ellos/as, incluido Oscar, prima el humanismo y la atemporalidad de sus obras. La cultura, que siempre ha sido usada como arma hegemónica contra el pueblo desde las altas esferas, tiene en estas figuras una salvaguarda en la que seguir confiando mientras éstas se empeñan en sustituirlas por la llamada “industria cultural” de usar y tirar. La “construcción” de una cultura sólida, humana y comprometida frente a una de plástico, decadencia y pose.

Sede del PCF

Sit tibi terra levis. Nos dejan pero nunca nos abandonan.

Campo amargo 04dic12

Agentes del CASBA han desembarcado en “casa” de Gonzalo Queipo de Llano a lo Iaioflautas y le han mostrado sus respetos a quien merece morir mil veces.

Por los pueblos y la humanidad, viva Andalucía libre de fascistas y represión. Nuestra particular manera de celebrar el 4 de diciembre.